Rimanakuy

Ñawpaman Purikunchik

Votar nulo y construir nuestra propuesta democrática

A las organizaciones de las comunas, pueblos y nacionalidades

A las organizaciones sociales

A los sectores populares y a la ciudadanía en general

La alta votación obtenida por el Movimiento Pachakutik, su candidato presidencial y asambleístas es un triunfo histórico para el Movimiento Indígena y para todo el movimiento popular del Ecuador. El 7 de febrero salió derrotado la maniobra de la derecha y del correísmo para convencer a los ecuatorianos de que ellos son las únicas posibilidades políticas viables. La votación popular posicionó claramente al Movimiento Indígena, a las organizaciones sociales y su propuesta de “Minga por la Vida” como una alternativa realizable que tiene gran aceptación en las clases y sectores más desposeídos y populares del país.

Frente a las dudas y claras evidencias de fraude, el Movimiento Pachakutik y varias organizaciones sociales plantearon la necesidad de que se abran las urnas y se cuenten los votos como único mecanismo para dar transparencia y legitimidad a un proceso electoral. Sin embargo, nos enfrentamos a un CNE viciado por discrecionalidad de sus representantes, con clara intención de perjudicar al Movimiento Pachakutik, cuestión que fue apoyada directa e indirectamente por los candidatos Arauz y Lasso.

Los candidatos ahora finalistas ya fueron parte de gobiernos anteriores y respaldaron políticas que nos han llevado a la crisis que actualmente enfrenta el país, si a esto sumamos el irrespeto a la voluntad popular expresado en las urnas. Por estas y más condiciones, la segunda vuelta nace de un proceso irregular y con falta de legitimidad que pone en entredicho a cualquiera que gane y forme gobierno.

Al eliminar ilegalmente al Movimiento y su candidato que representa a cerca de dos millones voluntades que votaron por una alternativa popular, la segunda vuelta se reduce a una disputa entre grupos de poder, aquellos que quieren privatizarlo todo y destruir los derechos alcanzados por la lucha, y quiénes, teniendo la oportunidad de cambiar el país, no lo hicieron y más bien se aprovecharon para acumular poder económico y político, persiguiendo a quiénes realmente luchamos organizadamente y en las calles contra los banqueros, la oligarquía y las élites de este país.

En los dos casos, han dejado por fuera los problemas que afectan en la vida concreta de los pueblos, nacionalidades y sectores populares. Ninguno de los dos tiene una posición claramente anti-extractivista que respete los derechos colectivos, sociales y de la naturaleza; ninguno de los dos ha dicho nada sobre detener la subida de los precios de los combustibles que fue el detonante de las luchas de octubre; tampoco dicen nada sobre cómo van a hacer para efectivamente distribuir la riqueza concentrada en pocas manos; no hablan de una reforma agraria integral que desconcentre la propiedad de la tierra, del agua y las semillas, siendo esto fundamental para realmente re activar la economía de los sectores populares, y no solo de las grandes empresas; tampoco han indicado como van a hacer para desprivatizar lo ya privatizado.

En su lugar han llevado el debate y las opciones políticas a una superficial confrontación entre correismo y anticorreismo, vacío de contenidos. E incluso hablan de volver a firmar o continuar con los acuerdos comerciales de libre comercio ya llevados adelante por sus mismos partidos y gobiernos, que nada o poco han beneficiado a los agricultores, a los campesinos, a los pequeños comerciantes. Los dos dicen que hay que acercarse al FMI, a los organismos multilaterales, como si el pueblo no supiera que esas instituciones han sido las causantes de las crisis en el mundo. ¿No fue también contra eso que nos levantamos en octubre?

Los pueblos, nacionalidades y sectores populares del Ecuador, con el legado de todas las luchas contra el neoliberalismo y el extractivismo capitalista, buscamos otras respuestas que los dos candidatos no nos dan. Buscamos construir un Estado Plurinacional para toda la sociedad, donde se respeten todos los derechos de los pueblos, donde las decisiones fundamentales de la sociedad esté realmente en manos del pueblo ecuatoriano, y no en las de los empresarios ni en la de un partido político que quieren quitarnos nuestra propia representación como opción política viable y legítima. Donde efectivamente se redistribuya la riqueza por todxs creada día a día con nuestro trabajo en las empresas, en el campo, en nuestras casas.

Por todo esto, nuestro llamado en la segunda vuelta electoral es por el VOTO NULO.

Pero al mismo tiempo es un llamado a las organizaciones y sectores sociales y populares a la unidad y a prepararnos para las luchas que vendrán frente al próximo gobierno.

El VOTO NULO en la segunda vuelta no es solo rayar una papeleta, es sobre todo una invitación y una responsabilidad a levantar un gran frente de resistencia contra el neoliberalismo y el extractivismo para construir un programa de acción que nos permita enfrentar la crisis que atraviesa el país.

Poreso, CONVOCAMOS a todas las organizaciones sociales y personas a construir una propuesta y programa que atienda las necesidades de la población, incorpore sus demandas y que ofrezca a los ecuatorianos y ecuatorianas una salida alternativa a la crisis económica y sanitaria. Esta propuesta urgente debe, entre otras cosas, contemplar los siguientes puntos:

La atención urgente a la salud:

Vacunación gratuita y masiva sin privilegios. El Estado debe garantizar la transparencia de la información.

Respaldar a la Coordinadora de Gobiernos Alternativos Locales sea parte del Plan Nacional de Vacunación Ecuador 2021 contra el COVID 19, así como de su seguimiento y ejecución, con el fin de evitar la inequidad social y territorial en la inmunización contra la pandemia. Respaldar también la compra directa por parte de la Coordinadora.  

Destinar mayores recursos al sector de la salud para atender de manera eficiente la emergencia.

Garantizar la adecuada protección a las y los trabajadores/as de la salud que se encuentran en primera línea.

Plan efectivo para la prevención y erradicación de las múltiples formas de violencia machista, y la declaratoria de emergencia nacional.

La recuperación económica:

Orientar la economía hacia la recuperación de los pequeños productores, las economías del cuidado urbano y rural.

Dar impulso a la economía feminista, familiar campesina, comunitaria, social y solidaria

Impulso y promoción de la economía de los pequeños y medianos agricultores que sostienen con su trabajo la crisis sanitaria

Impulsar una reforma impositiva para que los que más tienen paguen más.

Derogatoria inmediata de la mal llamada Ley Humanitaria.

Que se detenga el trámite del “Proyecto de Ley Orgánica para el Desarrollo Sustentable del Sector Agropecuario”, porque atenta contra la soberanía alimentaria y los derechos colectivos. Que se abra un proceso de consulta a la sociedad y sectores involucrados en la economía agraria y que sea la nueva Asamblea Nacional quienes traten este proyecto de ley. 

Nueva Ley de comunas y comunidades.

Dejar sin efecto la carta de intención firmada por el gobierno ecuatoriano con el FMI

Rechazo a toda forma de privatizaciones y a la firma de tratados de libre comercio que lesionan a los pequeños y medianos productores y la economía comunitaria.

Defensa de la Seguridad Social Pública.

Defensa del trabajo digno y en condiciones adecuadas para el trabajo informal.

Derogatoria de la Ley que faculta el incremento permanente de los precios de los combustibles.

Reconocimiento de los trabajos esenciales de cuidado que han sostenido la vida en esta crisis: vacunas, remuneración, organización social y derechos laborales.

Respeto irrestricto a los derechos laborales de los trabajadores de los sectores privado y público.

Fortalecimiento de la democracia:

Convocar urgentemente la Asamblea del Parlamento Plurinacional de los Pueblos y Organizaciones Sociales con el objetivo de avanzar y fortalecer la propuesta Minga Por la Vida. 

Recuperar y garantizar el respeto a la libertad de organización, de resistencia social, de protesta y movilización.

Aplicación inmediata de los resultados a la consulta popular contra la mega minería del Azuay. 

Auditoría a las concesiones mineras.

Cese de la persecución a las y los dirigentes que participaron en las movilizaciones del mes de octubre del 2019.

La educación:

Internet gratuito para las y los estudiantes de sectores populares del campo y la ciudad.

Programas de provisión de aparatos tecnológicos para estudiantes de sectores populares.

Estas propuestas son de carácter emergente para enfrentar la actual crisis y que desde las organizaciones populares deberemos promover y defender ante el próximo gobierno de turno.

Por el Estado Plurinacional y la democracia

Víctor Cochambay

PRSIDENTE PUEBLO KITU KARA (e)

A %d blogueros les gusta esto: